Don't Sweat it.
We Got it.

En el 2012, un estudiante de ingeniería química y apasionado por la escalada decidió utilizar sus habilidades para desarrollar una formula innovadora de magnesia. El objetivo era conseguir un producto que contuviera solamente ingredientes de alta calidad y compartirlo con otros escaladores.
Después de un corto tiempo, la magnesia Monkey Hands comenzó a expandirse en la comunidad de escaladores y la demanda creció tanto, que decidió dedicarse 100% a Monkey Hands.

Mientras pasaba el tiempo, amigos que practicaban diversos deportes le pidieron crear grips que solucionaran las diversas necesidades de adherencia. Fue así como Monkey Hands se convirtió rápidamente en una de las primeras empresas en el mundo que se dedica a buscar soluciones para las necesidades de agarre y adherencia de cada deporte.
A pesar del crecimiento, decidimos aferrarnos a la filosofía que nos ha caracterizado desde el inicio: la calidad primero. Para conseguir mantener esta promesa, construimos nuestra propia fábrica, lo que nos ha permitido controlar personalmente todo el proceso de producción, desde la compra de materia prima, hasta la realización del producto final – manteniendo siempre los altos estándares de calidad.
Sabemos que sin su confianza nunca hubiéramos llegado a donde estamos ahora. Sus feedback son lo más valioso que tenemos y han sido cruciales para mejorar nuestras formulas, es por eso que les pedimos que sigan dándonos su opinión para continuar creciendo juntos.

¡La familia Monkey Hands les agradece por haberse tomado el tiempo para leer nuestra historia!

Vicente

Founder
Ingeniero Quimico

Mi día ideal consiste en despertar temprano y prepararme para ir a escalar a la montaña. Amo cada aspecto de la escalada, el ambiente relajado, el aire fresco que se respira y el modo en el que te permite conectarte con la naturaleza. Crear Monkey Hands, ha sido mi manera de agradecerle a este deporte y ayudar a las personas que, como yo, están agradecidas con el deporte que aman.

Daniele

Co-Founder
Economista

La lección más grande que he aprendido del deporte es la importancia de pasar tiempo con tus compañeros de equipo, trabajar duro juntos, e impulsarse el uno al otro para alcanzar nuevas metas, sin olvidar divertirnos en el camino. Soy feliz de ser parte de una empresa como Monkey Hands que promueve estos valores y que incentiva a las personas para que puedan vivir estas experiencias.

Larissa

Co-Founder
Internacionalista

Hacer Pole Dance me ha permitido de redescubrirme a mí misma a través de la amistad, el espíritu de apoyo y la constante búsqueda de mejorar personalmente. Le debo gran parte de mi amor propio a este deporte, y a través de Monkey Hands, puedo poner mi granito de arena para contribuir en este redescubrimiento en la vida de otros atletas  – fortaleciendo su pasión por el deporte que las y los hace sentir vivos.

Shopping cart

0

No hay productos en el carrito.

Hit Enter to search or Esc key to close